viernes, 14 de agosto de 2015

Hay dos tipos de problemas: los que tienen solución y los que no.
Si tiene solución, ¿Para qué vas a llorar? ¿Para qué te vas a deprimir? Anda y solucionarlo, pelea por lo que queres.
Y si no tiene solución, tampoco tenes motivos para llorar. ¿Para qué vas a llorar por algo que no tiene solución? ¿Para qué vas a llorar por algo que no vas a poder cambiar? No vale la pena.

2 comentarios:

  1. Hola, hermoso blog, me encantan tus palabras. Sobre todo esta entrada, son palabras muy sabias, me recordo que una vez una persona me dijo: "llorando las cosas no se van a solucionar, se solucionan con acciones".

    Buen fin de semana. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! La verdad que es la primera vez que tengo un blog así y por más que lo haga para volcar mis pensamientos, me encanta la idea de que a alguien le guste lo que escribo. La verdad que este es un dicho conocido pero le agregué mi opinión porque creo que tiene mucha verdad. Buen finde!

      Eliminar